NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

El Gobernador de Texas, Greg Abbott, mostró su mano dura contra los inmigrantes al firmar una ley anti santuario llamada SB4 que amenaza a los sheriffs con cárcel, si no cooperan con las autoridades federales.

De acuerdo a Univisión, la regulación eliminó un obstáculo en el Congreso estatal, controlado por los republicanos, sobre las objeciones de los demócratas y los partidarios de los derechos de los inmigrantes.

En un Facebook Live, el mandatario del estado vecino de México dijo que esperan que la ley mantenga a la gente segura.

“Y eso es exactamente lo que vamos a hacer al firmar esta ley”, dijo Abbott antes de oficializar la medida.

 Después, también escribió en su cuenta de Twitter que:

“Esta noche firmé la ley que prohíbe las ciudades santuario en Texas. Penas severas para los infractores”, manifestó en la red social.

Abbott aclaró que la nueva ley también busca penalizar a los gobiernos locales y a las universidades que decidan no cooperar con las autoridades migratorias federales en la identificación de los inmigrantes indocumentados para favorecerles y protegerles de la deportación.

La propuesta, que podría acarrear penas de cárcel para los sheriffs texanos que estén a cargo de las oficinas que no cooperen con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), era una de las prioridades en la presente sesión legislativa estatal de Abbott.

En la ley conocida como SB4 (que prohíbe las ciudades santuario), Abbott firmó también una enmienda aprobada la semana pasada por la Cámara de Representantes que permitirá a los agentes de policía cuestionar el estatus migratorio de las personas detenidas en Texas.