NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

 El gerente de un restaurante de Illinois, Juan Carlos Hernández Pacheco, fue liberado tras ser detenido por agentes de Inmigración, y todo indica que el apoyo de su comunidad fue clave para que un juez lo dejara salir con una fianza de 3 mil dólares.

Tras la audiencia que el indocumentado mexicano tuvo este miércoles en Kansas City, Missouri, regresó con su familia luego de 21 días de permanecer en un centro de detención del ICE.

El gerente del restaurante La Fiesta, de 38 años y considerado un ciudadano ejemplar, fue detenido en su casa de West Frankfort por agentes del ICE el 9 de febrero.

“No puedo encontrar la palabra que defina lo que he sentido al regresar”, dijo Hernández Pacheco a Telemundo.

Pero lo que más emociona al recién liberado es que el Alcalde, el jefe de policía, los oficiales de la escuela y el fiscal del condado, entre otras autoridades de la población de 8 mil habitantes, en su mayoría anglosajones y simpatizantes de Donald Trump, le escribieron cartas al juez pidiéndole que no lo deportaran por considerarlo un buen ser hombre.

Algunos no sabían de su estatus migratorio.

“Nunca dudé de esta comunidad, nunca dudé de nadie. Mi pensamiento fue: ‘¡qué vergüenza, ya saben que soy un indocumentado!’”, expresó.

Pero eso no le importó a sus vecinos, ni las dos detenciones que tuvo en el pasado por manejar bajo los influjos del alcohol, lo que es realmente importante es que Juan Carlos se ha reivindicado y ha sido un buen hombre y ha organizado eventos para recaudar fondos para personas con necesidad.

El mexicano dijo que continuará con un proceso que inició hace 10 años para regularizar su estatus migratorio porque su esposa e hijos son estadounidenses y que seguirá aportando su esfuerzo para beneficiar a la comunidad.

“Me dicen que ya soy uno de ellos, entonces yo soy uno de ellos, pertenezco a la comunidad del sur de Illinois”, expresó.

El caso de Hernández Pacheco desató polémica en medio de la última medida de inmigración del Presidente de EU para deportar a todos los inmigrantes indocumentados con antecedentes criminales.