LUIS LARA

LATINO IN / MÉXICO

El discurso de odio contra segmentos enteros de poblaciones y el uso cínico del “nosotros contra ellos” dividió, oscureció e hizo más inestable al mundo en el 2016.

Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional, dio a conocer en París el informe anual de la organización, el cual fue detallado este miércoles por dirigentes de AI en ciudades alrededor del mundo.

“En 2016, el mundo se volvió un lugar más oscuro e inestable. La realidad es que comenzamos 2017 en un mundo terriblemente inestable, lleno de temores y de incertidumbre sobre el futuro”, advirtió Shetty.

“En el último año la retórica venenosa de ‘nosotros contra ellos’ se ha extendido por el mundo”.

Según el reporte de Amnistía Internacional, uno de los mayores problemas del 2016 fue el auge del discurso de odio que se extendió por Europa y Estados Unidos.

Los políticos se dedicaron a demonizar a segmentos enteros de la población, afirmó Shetty.

“Ya sea la retórica xenófoba y sexista de la campaña electoral del Presidente Trump, el ataque de los líderes europeos contra los derechos de los refugiados, la represión masiva del Presidente turco Erdogan después de la intentona golpista o la llamada guerra contra las drogas en Filipinas”.

Agregó que en el 2016 el discurso de culpa, odio y temor adquirió una prominencia global no vista desde los años 30.

“Demasiados políticos están respondiendo a los legítimos temores económicos y de seguridad con manipulaciones venenosas que dividen a la población con la intención de ganar votos”, escribió.

Denunció que 36 países violaron el derecho internacional en 2016 al devolver ilegalmente a refugiados a países en los que sus derechos estaban en riesgo.

“Australia, que estuvo deteniendo refugiados en el Pacífico, es un ejemplo de ello. También Estados Unidos y México, que deportan a personas que huyen de la violencia en Centroamérica.

“Y la Unión Europea, que llegó a un acuerdo con Turquía, enviando de vuelta a refugiados de regiones en conflicto, en lugar de darles cobijo”.

Amnistía Internacional advirtió en su informe que el discurso de división y odio aumentará la violencia en temas de raza, género, nacionalidad y religión.

“Cuando dejamos de vernos como seres humanos con los mismos derechos, nos acercamos al abismo”, alertó Shetty.