NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

Paciente, pero hambriento de demostrar su valor, el boxeador mexicano Abner Mares pidió a la comunidad latina que así debe actuar ante los insultos y amenazas de deportaciones masivas del presidente electo Donald Trump.

El púgil jalisciense, tres veces campeón, enfrentará este sábado en Los Ángeles al argentino Jesús Andrés Cuéllar.

A horas de subir al ring luego de una larga espera de un año, el mexicano, que ha radicado varios años en Estados Unidos, pidió cautela ante el clima de miedo e incertidumbre que sienten los inmigrantes.

Mares ha conquistado los títulos mundiales Gallo, Supergallo y Pluma.

“No estoy metido mucho en política, pero no tienes que ser político para darte cuenta que este personaje (Trump) trajo un poco de odio, un poco de división entre la gente, racismo.
“Pero démosle la oportunidad, veamos qué cambios hace”, agregó.

Y recomendó lo siguiente a los inmigrantes latinos: “Que esperen, no ganaríamos nada con enojarnos, con insultar, con todo eso porque al fin del día el presidente va a seguir siendo él. Así que a cambiar esa mentalidad y ayudarnos unos a otros”.

Mares (29-2-1), quien ha tenido una carrera de altibajos, se enfrenta al monarca Pluma de la Asociación Mundial del Boxeo (AMB), Cuéllar (28-1), en la Arena de USC, Galen Center.

“Me siento muy motivado, muy contento. Quiero demostrarle a la gente que Abner Mares todavía tiene mucho que dar. Mi estrategia es ir a ganar. Tratar de ser inteligente y creativo”, expresó.

GRAN RETO

El jalisciense aceptó que ante Cuéllar enfrenta un pleito fuerte, pero que va con todo porque al ganador se le abrirán las puertas para grandes combates.
Mares dijo que como todo inmigrante, su historia también tiene sinsabores, pero prefiere destacar las cosas positivas porque desea que la afición lo recuerde como un combatiente con tres campeonatos hasta el momento, y un pugilista que brinda buenas actuaciones.

Dijo que los golpes bajos que ha recibido en su carrera es el de no haber peleado tanto como hubiera querido este 2016, lo cual sucedió en parte porque en junio los médicos de Nueva York no lo dejaron subir al ring debido a que no aprobó un examen de la vista.

“Lo demás, las dos derrotas que tengo, han sido por descuido, pero por cosas que se han superado con buena actitud, una sonrisa y un buen equipo y gente alrededor tuyo que siempre te esté apoyando”, comentó.

CON LAS DOS BANDERAS

Mares, quien nació en México hace 31 años, se dijo orgulloso de los dos países en los que ha dividido su vida y su carrera.

“Siempre he representado a México, donde yo nací. Representé a México en las Olimpiadas de Atenas, y siempre he representado a mi país, y claro, orgulloso también de este país y muy consciente de que este país me ha dado de comer y me ha cobijado, así que siempre el respeto por este país”.