NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

Aunque el Presidente Donald Trump ha afirmado que sólo los indocumentados criminales serán deportados, otras personas con diferente estatus son el blanco del endurecimiento de las nuevas medidas migratorias.

Un caso reciente es el del argentino Juan García Mosqueda, dueño de la galería de arte y diseño Chamber, en Chelsea, barrio de Manhattan, a quien los agentes de Inmigración retuvieron 36 horas y finalmente le negaron la entrada a Estados Unidos.

Es el primer caso hecho público de un argentino deportado de EU desde que Trump firmó las nuevas órdenes migratorias.

El 28 de febrero, García Mosqueda publicó en Instagram una carta en inglés que tituló “El Muro Visible” para denunciar el trato deshumanizado que recibió por parte de agentes migratorios.

La misiva ha sido compartida por algunos de los más importantes portales de noticias de arte, como Arnet News, ArtForum y Art F City, y el caso fue retomado por medios de comunicación en Estados Unidos.

“Estimados amigos, el pasado viernes 24 de febrero de 2017 se me negó la entrada a los Estados Unidos, la nación en la que he residido legalmente durante los últimos diez años”, indica el argentino en su carta.

“El procedimiento fue deshumanizante y degradante en cada paso del camino”.

Dijo que, luego de una inspección cuando regresaba a Estados Unidos, procedente de Argentina, fue interrogado en el Aeropuerto JFK, de Nueva York, bajo juramento y amenazado con la posibilidad de no permitirle la entrada al país durante cinco años.

Denunció que el agente migratorio le negó el derecho de asesoría legal aludiendo que los abogados no tienen jurisdicción en la frontera y, tras su declaración, le informaron que no podía ingresar al país.

“Para entonces ya habían pasado más de 20 horas. Durante 14 horas terriblemente dolorosas, me prohibieron el uso de cualquier medio de comunicación y no tuve acceso a ninguna de mis pertenencias, que fueron examinadas con ferocidad…

“Me privaron de alimento. Me registré en tres ocasiones con el fin de ir al baño, donde no tuve privacidad y estaba bajo la vigilancia constante de un oficial”, asegura en el escrito.

“La pesadilla no concluyó ahí porque fui escoltado durante el vuelo de regreso a Argentina. Durante ese tiempo me retuvieron mis documentos hasta llegar a Buenos Aires”.

El empresario, quien expresó su orgullo de desarrollar su vida en los Estados Unidos y de que no es indocumentado, dijo que el hecho ocurrió a unos días de inaugurar una nueva exposición.

El escrito lo dirigió a sus amigos estadounidenses, a quienes les pide luchar para que se mejore el trato a los inmigrantes.

“Fui educado en Estados Unidos, trabajé en entidades de diseño de prestigio y, ahora, como todos ustedes saben, soy dueño de la galería que le da empleo a estadounidenses y no estadounidenses por igual”, agregó.

“Espero verlos pronto… Juan García Mosqueda”, concluye su carta.

Su galería informó que el argentino está tratando de volver a EU.