LUIS LARA

LATINO IN / MÉXICO

Un hecho inédito de violencia tiene conmocionada desde esta mañana a la ciudad de Monterrey: un adolescente de 15 años disparó contra su maestra y tres compañeros en el salón de clases y momentos después se dio un tiro en la cabeza.

Federico, el agresor de 15 años, fue declarado muerto alrededor del mediodía, tras la balacera que desató horas antes, a las 8 de la mañana, en el Colegio Americano del Noreste, ubicado al sur de la ciudad.

La maestra de 27 años, un alumno y otra alumna, ambos de 14 años, quienes recibieron disparos de arma de fuego en la cabeza, fueron reportados graves. Otro alumno herido fue reportado estable y fuera de peligro.

El hecho, ocurrido en un colegio privado, impactó no sólo a la comunidad de Monterrey, ciudad del norte de México y capital del estado de Nuevo León de más de 4 millones de habitantes incluyendo su área metropolitana.

La agresión conmocionó a México y se propagó por el mundo en un video de las cámaras de seguridad que se difundió velozmente a través de las redes sociales y algunos medios de comunicación.

Horas después de la agresión, Jaime Rodríguez, Gobernador de Nuevo León, confirmó la muerte del agresor.

El video de un minuto y 14 segundos de duración muestra el momento en que el adolescente está sentado, se levanta, saca un arma y dispara, primero a su maestra y después a otros compañeros que tomaban clases sentados en sus sillas en el salón de clases.

Las imágenes también muestran cuando otros alumnos se protegen abajo de las mesas, luego el agresor deja de disparar y algunos estudiantes ilesos aprovechan para levantarse y huir hacia afuera del aula.

En los segundos finales se observa cómo el agresor se dispara en la cabeza y se desploma en el suelo del aula, mientras más compañeros huyen.

La difusión del video en internet fue censurada por el Gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, quien en una rueda de prensa alrededor de las 13:00 horas pidió a medios y usuarios de redes sociales que retiraran las imágenes argumentando que violan la ley por tratarse de menores de edad los que aparecen en el video.

Algunos medios de comunicación se apresuraron a retirar el video de sus sitios web y otras plataformas digitales, pero hasta horas después de la tragedia aún podía verse al ser divulgado sin parar por usuarios de Facebook, Twitter y WhatsApp, y otros medios.

El hecho de violencia recordó de inmediato a muchos habitantes de Monterrey las reiteradas imágenes de tragedias similares en Estados Unidos y otros países, sobre todo cuando los padres aterrorizados llegan al lugar de los hechos en busca de sus hijos.

Esas imágenes se repitieron una y otra vez minutos después de la agresión, y muchos padres encontraron a sus hijos angustiados y llorando, pero sanos y salvos.

No fue el caso de los padres de tres alumnos y de la maestra, quienes experimentaron más cerca que nunca una nueva forma de violencia que no había ocurrido en Monterrey.