NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES 

La Patrulla Fronteriza deportó a México en sólo tres horas al “dreamer” Juan Manuel Montes, quien fue arrestado mientras caminaba en Caléxico, California, el 17 de febrero.

El caso acapara la atención nacional debido a que se trata del primer deportado en la era Trump que estaba protegido bajo el programa DACA, en el que participan unos 800 mil jóvenes que llegaron de niños a Estados Unidos.

De acuerdo a varios medios de comunicación, en el momento del arresto, Montes caminaba en Caléxico hacia una parada de taxis tras visitar a un amigo, pero como había dejado su cartera en casa de ese amigo, no portaba documentación y un agente de la Patrulla Fronteriza le pidió que se detuviera para exigirle identificación.

Como Montes no pudo confirmar con papeles su estancia legal en el país, el agente lo detuvo y lo llevó a una oficina de la Patrulla Fronteriza, donde le dijeron que firmara unos documentos y, sin permitirle ver a un juez o llamar a un abogado, y sin copias de los documentos firmados, lo expulsaron hacia Mexicali, explica el diario La Opinión, de Los Ángeles.

El joven, quien laboró en el campo durante dos años antes de su expulsión, había trabajado en varias partes de California y Arizona con el permiso que obtuvo por medio del programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

La primera vez que obtuvo DACA fue en 2014 y la segunda en 2016. Su permiso estaba vigente hasta 2018.

El joven había llegado a Estados Unidos a los 9 años de edad.

“Algunas personas me dijeron que iban a deportarme, otras me dijeron que no me pasaría nada”, dijo Montes a USA Today desde la casa de sus tíos, en el oeste de México, y donde permanece.

El joven pidió que su ubicación exacta no fuera revelada.

EXIGEN CLARIDAD EN EL CASO

Abogados que representan a Montes, quien tiene 23 años de edad, presentaron este martes documentos legales ante un tribunal federal en California exigiendo al Gobierno de los Estados Unidos que entregue “información clave” sobre su rápida deportación.

“Juan Manuel fue deportado sin tan siquiera un pedazo de papel para explicar por qué o cómo llegaron a esa decisión,” dijo a La Opinión Nora A. Preciado, abogada del Centro Nacional de Ley de Inmigración (NILC).

“El Gobierno no debe tratar a nadie de esta manera, mucho menos a alguien que tiene DACA. Nadie debería tener que presentar una demanda para averiguar qué le sucedió”.