NORA ESTRADA / LOS ÁNGELES

Tras las constantes amenazas de Donald Trump contra la comunidad inmigrante, indocumentados y sus familias tienen miedo, pero están dispuestos a luchar para evitar la deportación.

La preocupación por las medidas anunciadas por el presidente electo de construir un muro entre Estados Unidos y México y de realizar deportaciones masivas es evidente en Los Ángeles, donde los latinos son la mitad de la población.

Gloria Saucedo, directora de Hermandad Mexicana Transnacional, dijo que precisamente es el miedo lo que está uniendo a la comunidad.

“Nuestra comunidad tiene miedo, pero el miedo está haciendo que nos organicemos, que luchemos y que nos unamos, por eso este tipo de convivencias, el repartir comida, hace que se sientan tranquilos y seguros”, afirmó.

“Les decimos cómo estar preparados ante una posible deportación, cómo deben actuar, qué hacer, pero sobre todo que se unan a organizaciones como ésta para organizarse”.

La organización que dirige Saucedo ofreció este miércoles una comida adelantada del Día de Acción de Gracias a familias de escasos recursos y en peligro de deportación y les entregó canastas con alimentos necesarios para preparar la cena de este jueves.

(Video de líderes de la Hermandad Mexicana Transnacional)

“Hay un poco de miedo porque no sabemos qué nos espera y se está perdiendo la esperanza de que algún día nos den una reforma migratoria porque en este presidente no hay muchas esperanzas”, manifestó Rogelio Jaimes, originario del Estado de Mexico y quien desde hace 22 años vive en esta ciudad.

La líder de Grupos de Defensa de Familias en Peligro de Deportación, Mayra Todd, dijo que el miedo que siente la comunidad es consecuencia directa de las amenazas de Trump.

“He visto que muchos niños tienen miedo de ir a las escuelas, he visto muchas tienda vacías, la gente no está saliendo, la gente tiene miedo porque este señor (Trump) fomentó el miedo cuando era candidato”, afirmó.

“La gente tiene temor de que llegue Migración y ser deportado”.

Todd también alentó a la comunidad a buscar informarse a través de organizaciones como la de Hermandad Mexicana Trasnacional, que se ubica en Panorama City, sector de Los Ángeles donde habita un gran porcentaje de latinos.

“El miedo es nuestro peor enemigo, es mejor estar preparado y unirse a los grupos similares, queremos que la gente participe, a dejar el miedo en una caja y que salga a luchar por sus derechos”, añadió. “y si no salen, los van a deportar”.

La joven Estephany Vargas, nacida en Estados Unidos, pero hija de un michoacano y una jalisciense, dijo que es voluntaria de organizaciones proinmigrantes porque se considera la voz de sus progenitores que tienen miedo de ser deportados.

“Se vinieron muy jóvenes (mis padres), se vinieron por el desierto, sufrieron mucho cuando llegaron aquí y poco a poquito hicieron su vida.

“Mi papá tiene su propia compañía y mi mamá es ama de casa, y han batallado mucho para llegar al nivel que están, y de repente entra este presidente y tienen miedo que todo eso por lo que han luchado se les va a acabar”, dijo.

“Tienen miedo, no quieren regresarse, quieren pelear por quedarse aquí”.

ROGELIO
Rogelio Jaimes, quien llegó a Estados Unidos hace 22 años desde el Estado de México, dice que tiene un historial limpio