Los Angeles.- Trabajadores de supermercados, integrantes de varios sindicatos, funcionarios electos de la Ciudad de Los Ángeles y grupos de la comunidad realizaron una protesta para exigir que las corporaciones propietarias de tiendas de consumo como Ralphs, Vons, Pavilions y Albertsons negocien con empleados un contrato justo.

Los trabajadores de supermercados formaron una delegación que entregó un pliego petitorio con sus demandas a la gerencia de la tienda Ralphs (Western, a una cuadra del Boulevard Wilshire, en Los Angeles). 

El Reverendo y figura de los derechos civiles James Lawson y el Presidente del Concilio de la Ciudad de Los Ángeles, Herb Wesson, fueron parte de los oradores de la manifestación.

Eleana Sánchez

Las ofertas de contrato de los empleadores corporativos recortan los salarios hasta en un 25 por ciento para los cajeros, ofrece menos de uno por ciento para otros empleados, elimina tiempo extra y pone los beneficios de atención médica en riesgo de bancarrota.

El contrato venció hace cuatro meses, desde entonces, aproximadamente 60 mil empleados de tiendas de supermercado en el sur y centro de California han estado trabajando sin un acuerdo negociado.

Después de 17 sesiones en la mesa de negociaciones, los empleadores corporativos no han ofrecido una propuesta de contrato justa para sus trabajadores. 

Eleana Sánchez, quien tiene 31 años de trabajar para una tienda Ralphs, se quejó de que sus superiores no respetan su antigüedad.

“Comencé a trabajar a los 16 años empujando carritos (recogiendo los carritos del estacionamiento), también en los departamentos de Bakery (panadería), productos, y ahorita estoy de cajera porque ya me siento cansada y esa posición es mas fácil.

“Tengo con ellos todo este tiempo y no respetan mi señoría. Creo que ya me merezco un mejor horario y un retiro digno”, agregó. “Y otra razón por la que estoy aquí es porque exigimos una mejor cobertura médica”.

Alberto Muñoz

La semana pasada, la Federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles en representación de 300 sindicatos y 800 mil miembros y sus familias, unánimemente recomendó respetar acciones económicas, incluyendo boicots y una potencial huelga en caso de que los empleadores no mejoran sus propuestas de contrato.

“Queremos mejores beneficios y que no rebajen lo de la pensión”, expresó Alberto Muñoz, quien es empleado de la Ralphs de la Wester, en Los Angeles, desde hace 22 años. “No es justo para el trabajador. La vida en Los Angeles es muy costosa, y uno tiene que pelear por lo justo. Tengo la esperanza de que con este tipo de movimientos se logre lo que queremos”.

“El movimiento laboral de Los Ángeles, mujeres y hombres trabajadores, incluyendo enfermeras, bomberos, empleados en el sector público, trabajadores de cuidado en el hogar, conserjes, trabajadores de hoteles, obreros de la construcción -ellos y sus familias- están en apoyo a los trabajadores de supermercados y su lucha”, dijo el presidente de la Federación del Trabajo, Rusty Hicks, durante el anuncio de respaldo de sanción de huelga de la Federación Laboral.