NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

En medio de los líos legales que enfrenta, Luis Miguel presume que su codiciada bioserie será “sorprendente e inesperada”.

Telemundo se impuso al resto de las televisoras y será la encargada de lanzar la premier mundial en el 2018, y posteriormente Netflix la distribuirá en América Latina y España.

NBCUniversal Telemundo Enterprises y Gato Grande, una nueva empresa conjunta entre MGM y los empresarios mexicanos Miguel Alemán y Antonio Cué, anunciaron un acuerdo que le otorga a Telemundo los derechos exclusivos de transmisión en Estados Unidos.

“Por décadas me han pedido que cuente mi historia y muchos han inventado sus propias versiones, pero ahora he decidido contar la ‘verdadera’ historia de mi vida. Estoy dispuesto a visitar mi pasado y los muchos aspectos que han despertado tanta curiosidad y especulación.

“La gente viajará junto a mí a través de una historia sorprendente, inesperada y emocional que le ha dado forma al artista y a la persona que soy”, dijo Luis Miguel a través de un comunicado.

Mark Burnett, presidente de Televisión y Digital de MGM, ayudará a desarrollar la serie y guiará a Gato Grande en su primer proyecto diseñado para abordar el creciente mercado hispano de los Estados Unidos.

“Luis Miguel se ha convertido en un íntimo amigo mío y de mi esposa Roma. Él es un ser humano maravilloso y una superestrella genuina, cuya historia auténtica merece ser contada.

“Estoy agradecido de que nos haya seleccionado para esta producción y sé que Telemundo es el hogar perfecto y más grande para la historia de Luis Miguel”, dijo Burnett (The Voice, Survivor y Shark Tank).

La supervisora ​​de la producción de la serie sobre la vida de “El Sol de México” es la directora de desarrollo de Gato Grande, Carla González Vargas, quien fue cineasta independiente en México y autora de varios libros sobre la historia del cine.

Aún no se da a conocer quiénes serán los actores que personificarán a Luis Miguel en sus diferentes etapas ni la fecha exacta del estreno.

EL DRAMA LEGAL

El martes, Luis Miguel se entregó a las autoridades angelinas para responder a la orden de arresto en su contra por evitar la comparecencia en la Corte Federal ante la demanda que enfrenta de parte de su ex representante William Brockhaus, quien exige un millón de dólares por concepto de honorarios.

Ese mismo día, el cantante depositó una fianza de un millón de dólares y fue puesto en libertad para enfrentar el proceso que se reactiva el 11 de mayo, audiencia a la que supuestamente debe acudir.

Luis Miguel también enfrenta demandas millonarias de Alejandro Fernández y de su disquera Warner Music, que ascienden a 12 millones de dólares, si se incluye la de Brockhaus.

El cantante tiene un presunto adeudo con “El Potrillo” de 7 millones de dólares por una prometedora gira conjunta que nunca se hizo, mientras el que supuestamente tiene con su disquera es de 3.6 millones de dólares.

Luis Miguel admitió en un escrito, al cual tuvo acceso el diario El País, que tiene el pendiente con Warner Music desde el 2014 y que llegó a un acuerdo para retrasar la fecha del pago hasta el 30 de noviembre de 2015.

Sin embargo, el pago nunca se produjo y se vio obligado a asumir la demanda de la empresa de discos.