NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

Primero, millones de mujeres tomaron las calles en varias ciudades del mundo, y ahora exigirán derechos igualitarios y rechazarán la homofobia, la misoginia y el racismo de la administración Trump con un boicot económico en el Día Internacional de la Mujer

“Un Día Sin Mujeres” el 8 de marzo es el llamado que hacen a través de su página oficial y redes sociales los organizadores de la pasada “Marcha de las Mujeres” celebrada el 21 de enero en Washington DC, Nueva York, Chicago, Los Ángeles, San Francisco, Dallas, Londres, Ciudad de México, París y otras ciudades del mundo.

“En el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, las mujeres y nuestros aliados actuarán conjuntamente por la equidad, la justicia y los derechos humanos de las mujeres y todos los pueblos oprimidos por el género, a través de una demostración de solidaridad económica.

“Con el mismo espíritu de amor y liberación que inspiró la Marcha de la Mujer, nos unimos para hacer el 8 de marzo Un Día sin Mujer, reconociendo el enorme valor que las mujeres agregan a nuestro sistema socioeconómico experimentando desigualdades, vulnerabilidad a la discriminación, acoso sexual e inseguridad laboral”, anuncian en la página de internet www.womensmarch.com.

Cualquiera, en cualquier lugar, puede unirse haciendo el 8 de marzo un día sin mujer, de una o de todas las maneras siguientes:

– Las mujeres toman el día libre del trabajo remunerado y no remunerado.

– Evitan hacer compras por un día (con excepciones para pequeñas empresas, mujeres y minorías).

– Visten de ROJO en solidaridad con “Un Día sin Mujeres”. 

“Un Día Sin Mujer reafirma nuestro compromiso con los Principios de Unidad, que fueron elaborados en colaboración para la Marcha de las Mujeres”, señala el movimiento.

“Nos inspiramos en acciones recientes valientes como la “Huelga de Bodega” liderada por dueños de tiendas de inmigrantes yemeníes en la ciudad de Nueva York y el Día sin Inmigrantes en los Estados Unidos.

“La Marcha de las Mujeres” se solidariza con los organizadores de la huelga internacional de mujeres, las feministas de color y los grupos de base en la planificación de acciones globales de equidad, justicia y derechos humanos.

“Cuando millones de nosotras permanecimos juntas en enero, vimos claramente que nuestro ejército de amor sobrepasa en gran medida el del miedo, la avaricia y el odio.

“Vamos a elevar nuestras voces de nuevo, para decir que los derechos de las mujeres son derechos humanos, independientemente de la raza de una mujer, etnia, religión, estatus migratorio, identidad sexual, expresión de género, estatus económico, edad o discapacidad”, concluyen en el comunicado.