NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES 

Miles de personas volvieron a salir hoy a las calles de Los Ángeles para exigir un alto a las redadas, deportaciones, ataques racistas y acciones ejecutivas contra la comunidad latina, las cuales impulsa el Presidente Donald Trump.

Niños, jóvenes, ancianos de todos los estratos sociales y de distintas razas se reunieron en el Pershing Square, en la Sexta y la Hill, en el corazón de la ciudad, para iniciar la marcha que continuó unas cuadras más hasta el City Hall, en la Broadway y Temple.

Los manifestantes pidieron que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) frene las redadas contra inmigrantes.

Además, líderes de las comunidades iraní, armenia, palestina y siria, entre otras, exigieron durante el mitin que se declare a Los Ángeles como “ciudad santuario”.

“Queremos que la ciudad y el condado no sólo declaren que Los Ángeles es una ‘ciudad santuario’, algo que no han hecho, sino que también desarrollen políticas concretas y que inviertan en programas que beneficien a los inmigrantes”, expresó David Abud, de la Red Nacional de Trabajadores.

“Santuario ahora”, “Bienvenidos refugiados”, “Alto al racismo”, “No al muro”, “Sin taqueros no son nada”, “Si nos vamos, nos llevaremos los tacos con nosotros”, fueron algunas de las consignas de los participantes de la marcha, que algunos consideran que eran unos 10 mil.

La pancarta que más llamó la atención fue una publicidad alterada de la salsa Tapatío, a la que le agregaron el rostro de Trump con la leyenda de “Tapendejo”, y al pie de la foto la leyenda “Salsa racista, Hate sauce”.

La marcha fue convocada por las organizaciones Black Lives Matter Los Angeles, The National Lawyers Guild y Humane Immigrant Rights of Los Angeles.

Se espera que este lunes, cuando se celebra en Estados Unidos el Día de los Presidentes, miles más salgan a las calles a protestar contra el que han señalado como “No es mi Presidente”.