LUIS LARA

LATINO IN / ESPECIAL

La organizacion ecologista Greenpeace y grupos indígenas de Estados Unidos anunciaron protestas y movilizaciones para dar marcha atrás a los proyectos de dos oleoductos anunciados este martes por Donald Trump.

El grupo activista publicó en sus redes sociales su rechazo enérgico a la orden ejecutiva del Presidente de EU.

Trump revivió este martes los proyectos de construcción de los polémicos oleoductos Keystone y Dakota Access que la administración de Barack Obama había cancelado para proteger el medio ambiente.

Annie Leonard, directora ejecutiva del grupo ecologista Greenpeace en Estados Unidos, advirtió que ya en una ocasión una alianza de comunidades indígenas, ganaderos, agricultores y activistas climáticos detuvieron los oleoductos Keystone y Dakota Access, y lo volverán a hacer.

“En lugar de promover afirmaciones falsas sobre el potencial de los oleoductos para crear empleos, Trump debe concentrar sus esfuerzos en el sector de la energía limpia donde vive el futuro de Estados Unidos”, señaló Leonard en un comunicado.

“El plan de energía de Trump es más de lo mismo, lleno de regalos para sus compañeros de la industria de combustibles fósiles, en un momento en que la energía renovable está avanzando”.

Organizaciones indígenas ambientalistas también manifestaron su rechazo a los oleoductos.

“Si Trump no retrocede en la implementación de estas órdenes, sólo resultará en una movilización masiva y una desobediencia civil a una escala nunca vista por el recién asentado Presidente de Estados Unidos”, advirtió Tom BK Goldtooth, director ejecutivo de la Red Ambiental Indígena (IEN).

La IEN agrupa a diversas etnias para luchar por la justicia ambiental y, junto con la tribu Standing Rock Sioux, desempeñó un importante papel en la oposición al Dakota Access.

“Las acciones del Presidente hoy demuestran que esta administración está más que dispuesta a violar la ley federal que tiene por objeto proteger los derechos de los indígenas, los derechos humanos, el medio ambiente y la seguridad general de las comunidades, para beneficiar a la industria de combustibles fósiles”, afirmó Goldtooth en un comunicado.