NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

La indocumentada mexicana Jeanette Vizguerra, quien se mantiene refugiada en una iglesia en Denver para evitar la deportación, fue elegida como una de las 100 personas más influyentes del año de Time.

“Estoy en la lista de los 100, y tengo conmigo la declaración de impuestos del año 2016, esto demuestra que sigo contribuyendo, y quisiera que el señor (Donald (Trump) hiciera lo mismo, que demostrara su declaración de impuestos, y que demuestre la de todos los años que no lo ha hecho”, dijo Vizguerra tras enterarse del reconocimiento de la revista.

En los últimos dos meses, la mexicana se ha convertido en un símbolo de los inmigrantes que luchan contra el endurecimiento de las medidas migratorias decretadas por Trump.

TE RECOMENDAMOS: LA ENTREVISTA QUE CONCEDIÓ JEANETTE VIZGUERRA A LATINO IN

Desde la entrada de la iglesia en la que se encuentra, agregó que el reconocimiento es para todos los inmigrantes.

“Con esto estoy demostrando que los inmigrantes no somos criminales. Somos gente productiva y a la que nos gusta luchar por nuestros sueños.

“(El reconocimiento) no cambia nada porque seguiré mi lucha, incluso si llegara a tener mis documentos no cambiaría nada.

“Que la gente sepa que Jeanette va a seguir luchando porque decimos ‘sin papeles y sin miedo”, añadió.

Vizguerra comparte un lugar en la lista de Time con personalidades como el CEO de Amazon, Jeff Bezos, Julian Assange, el Papa Francisco, Ivanka Trump y Jared Kushner, los presidentes Vladimir Putin, Donald Trump y el colombiano Juan Manuel Santos, entre otros.

Vizguerra, una mexicana de 45 años, decidió refugiarse en la Iglesia First Unitarian Society en febrero ya que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) le negó una disposición conocida como ‘stay’.

“Stay” suspendía temporalmente una orden de deportación que pesaba sobre Vizguerra por haber cometido una infracción de tránsito y por haber utilizado un número de seguro social inexistente.

La actriz y activista América Ferrera firmó el texto sobre Vizguerra en la revista, que incluye a la inmigrante en la categoría de “Íconos”.

Ferrera acusa a la administración Trump de utilizar a los inmigrantes como “chivos expiatorios” y de “asustar a los estadounidenses” para que crean que indocumentados como Jeanette son criminales.

“Ella no vino a este país para violar, asesinar o vender drogas, sino para construir una vida mejor para su familia. Derramó sangre, sudor y lágrimas para convertirse en la dueña de un negocio y trató de darle a sus hijos más oportunidades de las que tenían. Esto no es un crimen, éste es el Sueño Americano”, escribió Ferrera.