LATINO IN / LOS ÁNGELES
NORA ESTRADA

Alcaldes de las principales ciudades de Estados Unidos están decididos a levantar un “muro” contra Donald Trump.

Los mandatarios de Nueva York, Chicago, Washington D.C., Seattle y Phoenix, entre otras ciudades, se niegan a colaborar con la política migratoria que amenaza con ejecutar el presidente electo.

Trump anunció que deportará a más de tres millones de inmigrantes indocumentados que tienen antecedentes penales.

Alcaldes de ciudades importantes de EU rechazan la política anti inmigrante de Trump.

Este viernes, en el marco de la Cumbre del Grupo de Liderazgo Climático C40 celebrado en la Ciudad de México, la alcaldesa de Washington D.C., Muriel Bowser, encabezó una rueda de prensa junto a otros seis alcaldes que no sólo se erigieron como protectores de los residentes de sus urbes, especialmente de los inmigrantes, sino que también reafirmaron su compromiso con la lucha contra el cambio climático, en claro antagonismo a la política del presidente electo. 

“Aunque nadie esperaba los resultados electorales”, Bowser instruyó a parte de su equipo a que analizara los riesgos y oportunidades de la administración de Trump.

Ed Murray, alcalde de Seattle, (Washington), agregó que seguirán trabajando con la comunidad internacional. 

“Mientras unos hablan de construir muros, otros creemos que podemos tender puentes para romper ese muro”, manifestó.

“No somos ingenuos respecto al entorno político al que nos enfrentaremos en el futuro, pero (los alcaldes) podemos seguir ejerciendo liderazgo”.

El edil de Phoenix, Arizona, Greg Stanton, dijo que aunque la nueva administración intentará usar restricciones para poner en marcha las prioridades federales, los alcaldes fueron elegidos para implementar las medidas prioritarias para las comunidades.

“Aunque muchos querrán deportar a los inmigrantes, no lo vamos a hacer”, dijo el alcalde de la capital de Arizona, un estado donde el republicano ganó en los comicios del 8 de noviembre y donde se intensifica el racismo.

El vicealcalde de Nueva York, Anthony Shorris, añadió que en la Ciudad de los Rascacielos prevalecerán los ejes de la inmigración, la integración y el poder de la imaginación que emana de esas fuerzas.

“Dañar la gran historia de Estados Unidos (con deportaciones) sería algo muy perjudicial”, comentó.

Rahm Emanuel, alcalde de Chicago, anunció un fondo de un millón de dólares junto con el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC), para proveer de información legal inmediata, consultas y representación a personas que puedan estar en riesgo de deportación.