Por Alicia Alarcón
¡Oh my God!  ¡No lo puedo creer! ¡Yo no sabía nada de esto¡ ¡Esto no puede ser!  Estas y otras expresiones de sorpresa e indignación se escucharon en los pasillos del Congreso de Estados Unidos en días pasados, incluyendo declaraciones apasionadas a los medios de parte de congresistas demócratas que con voz temblorosa y entrecortada acusaron al Presidente y al partido Republicano como los culpables de las condiciones de abuso y abandono en el que se encontraron  en un albergue de Clint, Texas, más de 300 niños migrantes.

Los reporteros de la Prensa Asociada que lograron franquear el muro de contención a la información que tiene impuesto el gobierno de Washington a los medios  hicieron público lo que los Directores de ICE y del Homeland Security, junto con el Presidente, querían que se quedara en privado: Niños hacinados, mal nutridos, con mirada de desamparo, unos hacen sus  necesidades muy cerca de otros. El olor a sudor, excremento y orines se extiende por todo el recinto. Desprovistos de los artículos más elementales de higiene. 

Abigail Seldin

Ante el escándalo que provocan estos hallazgos, el  Presidente a través de sus abogados se defiende y asegura que su  gobierno no tiene ninguna obligación de proveer artículos de primera necesidad a los infantes. 

La indignación se generaliza.  

Miles de personas reaccionan y muchos se organizan para ayudar. Una de ellas Abigail Seldin,  empresaria de Washington tomó la iniciativa. Corrió con todos los gastos de compra y transporte de cientos de artículos  básicos para infantes: Pañales, biberones, sleeping bags, entre otros.  Para su sorpresa, al llegar al Centro le cierran el paso y no le reciben su cargamento.  ¨No se acepta donativos¨.

La altruista Seldin hace declaraciones a la prensa. El nerviosismo se apodera de los Congresistas. 

¿Dónde recae la culpa de los representantes demócratas? 

Los demócratas son ahora mayoría en la Casa de Representantes. Esto significa que ellos tienen el poder para liberar fondos de emergencia para crisis humanitarias que se den en el país. Las condiciones en que se encuentran los migrantes en diferentes puntos de la frontera ha sido catalogada por funcionarios de la actual administración como una Crisis Humanitaria que requiere de atención inmediata.

Hasta hace unos días, los congresistas demócratas habían puesto oídos sordos  a los reclamos de los medios de comunicación para que aprobaran los millones de dólares solicitados desde hace seis meses por el Director de ICE y del Homeland Security

Los demócratas les negaron la solicitud de manera consistente argumentando que necesitaban más detalles de cómo iba a ser gastada la  millonada que les pedían. Como si no hubieran sido obvias las necesidades desde un principio..

De pronto: Vergüenza, Furia e Indignación.

Ante la noticia, los demócratas se ven evidenciados y lo que no hicieron en seis meses, lo hacen en un día. Aprueban un proyecto de ley que asigna 4.5 billones de dólares para enfrentar la crisis humanitaria que se da en las fronteras y en los Centros de Detención. Incluidos 2 millones de dólares para acelerar el proceso de las solicitudes de asilo.

Le toca ahora al Senado aprobar esa medida, y una vez aprobada en el Senado, pasa al  Presidente, que dada su personalidad errática, no se sabe si lo aprobará o vetará, todo dependerá del estado de ánimo en que se encuentre cuando el documento llegue a su escritorio.

En el pasado, el Presidente  ha sido muy claro, ha dicho de diferente manera que si sabemos contar, no contemos  con que su gobierno va ayudar de ninguna forma a que los migrantes indocumentados, incluidos los niños, sean tratados como lo que son: seres humanos. Su política se basa en la política que impuso el gobierno alemán en la  década de los 40, ¨Primero hay que deshumanizarlos y luego atacarlos¨. Es la técnica Gobeliana que resultó muy efectiva al Dictador de entonces, pero que al final llevó a Alemania a su destrucción total y la dejó con una mancha histórica imborrable.

 Toca ahora esperar la postura que asumirá el Presidente ante la propuesta de ley que sin duda será aprobada por el Congreso. Ojalá que le llegue en un día que aparezca muy arriba en las encuestas, de otra manera no la firmará y asumirá ante su base de votantes,  su falsa postura de defensor de la Patria avasallada por ¨delincuentes y criminales¨, incluidos en esa descripción niños centroamericanos menores de 8 años.