NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

Cientos de niños estadounidenses y asociaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes planean demandar al Presidente Donald Trump por las deportaciones “injustas” de sus padres indocumentados.

El congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, y un grupo de niños de los estados de Illinois y Florida y la organización Familia Latina Unida hicieron este anuncio en rueda de prensa en la Cámara de Representantes, de acuerdo a agencias noticiosas.

Argumentaron que demandarán a Trump por infringir su derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad que recoge como “derechos inalienables” la Declaración de Independencia de Estados Unidos en 1776, en la que se basa la actual Constitución del país.

La agencias informativas también difundieron que los inconformes alegarán una desigual protección por el hecho de que sus progenitores son indocumentados, además de discriminación por su origen, en una acción judicial que llaman “No me hagan huérfano”.

Se estima que entre 5 y 6 millones de niños nacidos y criados en Estados Unidos tienen a uno o dos progenitores indocumentados en el país que, aunque no son prioridad para ser deportados, están en peligro de ello.

La abogada de Chicago, Tia Haywood Monte, le dijo a EFE que representará a estos menores estadounidenses con uno o dos padres indocumentados.

Explicó que su objetivo es interponer la demanda a nivel nacional en un plazo de 30 días.

La abogada, cuyo marido también es indocumentado de origen salvadoreño, aseguró que están intentando que el máximo número de representantes legales se unan para interponer demandas a nivel de estados.

Gutiérrez dijo que los inmigrantes acudirán a los tribunales como lo hicieron los afroamericanos para acabar con la segregación racial en EU, la comunidad LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) para legalizar el matrimonio del mismo sexo y los musulmanes para paralizar el veto de viaje impuesto por Trump a inmigrantes de seis países mayoritariamente de esa creencia.

La organización Familia Latina Unida exigió al Gobierno la responsabilidad de poner fin a estas separaciones familiares.

“(Son separaciones) injustas para la protección de estos niños que se enfrentan con el miedo, el trauma y la separación de sus madres y padres, y se ven obligados a vivir con menos seguridad que otros ciudadanos que no viven con miedo de las deportaciones”.