NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

Por segundo día consecutivo, miles de personas protestaron en los principales aeropuertos internacionales de Estados Unidos por la orden ejecutiva del Presidente Donald Trump que impide temporalmente la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.


En Los Ángeles, los inconformes no se conformaron con inundar la sala de espera y el acceso de la terminal internacional Tom Bradly gritando consignas contra Trump.

“Donald Trump debe irse”, fue una de las exigencias que los inconformes repitieron mientras levantaban el brazo derecho una y otra vez.

“América es amor, no odio”, “Los inmigrantes son bienvenidos”, “No veto, no muro, ¡no Trump!”, “Los inmigrantes hacen a América grandiosa”, “Jesús ama a los musulmanes” y “Bienvenidos a casa”, gritaban una y otra vez los manifestantes cada vez que arribaba un grupo de viajeros.

Algunas abogadas especializadas en migración llegaron al lugar para ofrecer sus servicios a quien pudiera solicitarlo.

Los manifestantes permanecieron unas seis horas en el aeropuerto, y al final trastocaron el tráfico interno del inmueble porque decidieron retirarse por la calle al escuchar el grito” “las calles son nuestras”.


Pero la manifestación se llevó de manera pacífica.

En los aeropuertos de Nueva York, Washington, Dallas, San Francisco, Chicago y Miami también proliferaron los manifestantes.