NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

Con la inminente aplicación de las órdenes de control migratorio del Gobierno de Donald Trump, los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos corren el riesgo de ser deportados.

De acuerdo a medios de EU, el Departamento de Seguridad Nacional difundió este martes en su sitio web la forma en la que implementará las directrices firmadas en enero por el Presidente de EU.

Las medidas buscan ampliar el número de inmigrantes ilegales que puede deportar y acelerar su salida del país.

Todos los extranjeros indocumentados que viven actualmente en EU, estimados en 11 millones, pueden ser afectados por la nueva normativa.

Las órdenes migratorias no afectan las medidas de protección aprobadas durante el Gobierno de Barack Obama para los inmigrantes que entraron ilegalmente a Estados Unidos siendo niños.

Entre los nuevos planes, firmados por el Secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, figura la contratación de 10 mil agentes para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y 5 mil para la Oficina de Aduanas y Fronteras (CBP).

Las medidas especifican un cambio en las políticas que precisa que no sólo se perseguirá a los inmigrantes indocumentados con cargos criminales violentos, sino también a aquellos que hayan “abusado” de los beneficios públicos o que, “a juicio de un agente de inmigración, puedan suponer un riesgo para la seguridad pública y seguridad nacional”.

El Departamento de Seguridad Nacional agregó que ya no eximirá a clases o categorías de extranjeros indocumentados de “una potencial aplicación de la ley”, es decir, de una deportación.

Las medidas también otorgan mayor capacidad legal a los agentes migratorios federales y permiten que agentes estatales o locales puedan sumarse a las labores de control migratorio.