NORA ESTRADA / LOS ÁNGELES

Con temor a perder su trabajo por luchar por un horario y salario justos, Rosario Ornelas denunció que lo que actualmente gana trabajando en El Super no le alcanza ni para la canasta básica de la familia que mantiene.

Ornelas participó este martes durante algunos minutos en la protesta que se realizó en el estacionamiento de la tienda de autoservicio número 13 ubicada en la Gage y Hopper, en el sur de Los Ángeles.

“Estamos pelando desde hace tres años un contrato justo para más horas para los trabajadores, un mejor salario porque no nos alcanza”, agregó la inconforme.

Decenas de personas solidarias y miembros del Sindicato de Trabajadores de la Industria de Alimento y Comercio (UFCW por sus siglas en inglés) protestaron contra la compañía que, aseguraron, se niega a conceder un contrato sindical justo.

“Nuestros trabajadores merecen respeto, dignidad y salarios dignos”, “Queremos justicia”, “Boicot contra El Super”, “Es nuestro derecho exigir”, fueron algunos de los carteles que portaron los inconformes.

La líder sindical Dolores Huerta, y el vice presidente del UFCW local 170, Rigoberto Valdez, encabezaron la marcha.

“Estamos apoyando este movimiento porque los trabajadores necesitan que les garanticen turnos de tiempo completo, suficientes días por enfermedad pagados, salarios justos, dignidad y respeto en el trabajo”, dijo Huerta.

“Ya es tiempo de que la compañía atienda las demandas de estas personas”

El Super es una tienda de autoservicio que sirve principalmente en las comunidades latinas desde 1997 en California, Arizona y Nevada, y forma parte del Grupo Chedraui, compañía mexicana.

DEMANDAS
Los inconformes piden mejores condiciones laborales.

​Video de la protesta en El Super.