NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

Familiares, activistas pro inmigrantes, jornaleros, abogados y simpatizantes pidieron este lunes un alto a la deportación de Rómulo Avelica-González, indocumentado mexicano que fue detenido por agentes migratorios frente a sus hijas.

La detención del inmigrante que vive en Los Ángeles, como la de otros casos registrados alrededor de Estados Unidos, está relacionada con delitos cometidos hace años.

NIÑA GRABA, LLORANDO, CÓMO AGENTES MIGRATORIOS ARRESTAN A SU PADRE

“Liberación para Rómulo ahora” y “Free Rómulo now” indicaban las pancartas que portaron los inconformes ante la política migratoria del Presidente Donald Trump.
El recorrido matutino de Avelica-González en auto para llevar a sus hijas a la escuela se convirtió en una pesadilla el 28 de febrero cuando agentes de Inmigración le hicieron detener el vehículo y luego lo arrestaron.

En menos de 24 horas, el inmigrante mexicano de 48 años fue trasladado al centro de detención de Adelanto, California.

Fátima, la hija de 13 años que grabó llorando con el celular la detención de su padre, dijo que vio a su papá en el centro de detención.

“(Pido) que (Trump) no separe familias porque es injusto lo que está haciendo, todos somos humanos y todos cometemos errores y aprendimos de ellos”, expresó.

Avelica-González tenía una orden de deportación por conducir bajo la influencia del alcohol y por usar identificación falsa en el 2009.

Activistas afirmaron que el inmigrante mexicano fue víctima de un abogado sin escrúpulos.

“Quedó mal representado”, dijo Ricardo Mireles, director de la Academia Avance, a Telemundo.

Entre los manifestantes, había un grupo de musulmanes que apoyó al mexicano.

Durante la protesta, los inconformes también pidieron que se oficialice a Los Ángeles como Ciudad Santuario.

Los participantes en la marcha aseguraron que seguirán realizando protestas hasta que Avelica-González sea liberado.