LUIS LARA

LATINO IN / MÉXICO

No fue un reencuentro ideal o digno porque fue en medio del Río Bravo y sólo por unos minutos, pero sí fue emotivo y esperanzador porque familias de indocumentados volvieron a abrazarse después de muchos años.

Gracias a la campaña “Hugs Not Walls” (“Abrazos, no muros”), organizada por la organización pro inmigrante Red Fronteriza por los Derechos Humanos, familias de diferentes y lejanas ciudades de México y Estados Unidos pudieron reunirse momentáneamente.

Los 2 mil integrantes de las 400 familias ignoraron el frío, el agua encharcada y el lodo, para llorar, reír, platicar y, por supuesto, abrazar a sus familiares.

Fernando García, director de la organización, explicó que el abrazo a la mitad del Río representa un momento de esperanza y de amor, de acuerdo al diario EL NORTE,

Ésta es la primera vez que se realiza el evento desde que Donald Trump asumió la Presidencia de EU, aunque ya se había realizado anteriormente.



La Patrulla Fronteriza y la Comisión Internacional de Límites y Aguas avalaron la reunión de las familias en los límites de El Paso, Texas, y Ciudad Juárez, Chihuahua.