NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

El actor mexicano Mauricio Ochmann recibió un reconocimiento de la Ciudad de Los Ángeles por su contribución a la aprobación de la ley Opción al Final de la Vida, promovida por Compassion & Choices.

El apoyo de Ochmann fue fundamental para aprobar la ley, de acuerdo al concejal Paul Koretz y a la organización sin fines de lucro.

Compassion & Choices promueve la opción de solicitar a un médico la receta de un medicamento que pueden tomar por sí mismos los adultos mentalmente competentes, con una enfermedad terminal y un pronóstico de vida de 6 meses o menos, para morir pacíficamente si su sufrimiento se vuelve insoportable.

Ochmann, quien actualmente protagoniza la serie de Telemundo “El Chema”, recibió este martes una placa de reconocimiento durante el Concejo municipal, por ser considerado como un actor valiente al prestar su imagen a la controvertida propuesta de ley que finalmente entró en vigor en junio del año pasado.

“Felicitamos al señor Ochmann por su valiente trabajo y extraordinario liderazgo en ayudar a defender y lograr la aprobación de la ley Opción al Final de la Vida. 

Ochmann no sólo se convirtió en un defensor de los latinos con enfermedades terminales y sus familias en Los Ángeles, sino en toda California y Estados Unidos”, dijo el concejal Koretz.

 “Su voz ayudó a traer consuelo y alivio a los latinos que sufren al final de sus días, sabiendo que ahora tienen la opción de tomarse un medicamento que los ayude a morir en paz”.

El Ayuntamiento de Los Ángeles fue uno de los primeros cuerpos legislativos municipales en aprobar, por unanimidad, una resolución en 2015 que apoyaba la ley Opción al Final de la Vida.

El apoyo de Los Ángeles fue crítico cuando las perspectivas del proyecto para convertirse en ley todavía eran inciertas.

Desde 1988, hubo siete intentos fallidos para autorizar la ayuda médica para morir en California, a través de iniciativas de votación o legislación.

“Me siento honrado por este reconocimiento, pero como ser humano siempre he pensado que si se sufre por una enfermedad terminal debe existir la opción de morir, que esta ley es una decisión propia y personal, que antes por ideología, religión, sociedad o por cosas heredadas nos negábamos a imaginar”, dijo Ochmann.

“De repente nos limitamos, y todo es respetable, pero yo me sumo a que debe existir la opción de poder decidir si yo quiero morir de mala manera o no porque puede ser una enfermedad terminal y vemos que el sufrimiento es insoportable.

“Y no sólo sufre el enfermo terminal, sino también todo su entorno, que se vuelve decadente, por eso pienso que se llega a un momento de levantar la mano y decir: ‘decidí liberarme de esto'”.

Ochmann fue la primera celebridad en Hollywood en apoyar públicamente la campaña en California para aprobar la ley Opción al Final de la Vida, en un momento en que muchos latinos estaban reacios a hablar del tema.

“La popularidad de Mauricio Ochmann entre los latinos ayudó a fortalecer el apoyo público de muchas maneras e inspiró a latinos como el doctor Robert Olvera de California y Miguel Carrasquillo de Puerto Rico”, dijo Joe Barnes, gerente de Compassion & Choices.

“Como resultado, ellos voluntariamente contaron sus poderosas historias sobre la necesidad de ofrecer ayuda médica para morir como una opción al final de la vida en adultos terminalmente enfermos, para que puedan morir pacíficamente cuando el sufrimiento se vuelva intolerable”.

El apoyo latino jugó un papel clave en la aprobación de la ley Opción al Final de la Vida.

Una encuesta publicada por el Institute of Governmental Studies de la University of California en Berkeley, en septiembre del 2015, una semana antes de que los legisladores aprobaran la ley, mostró que el 75 de los latinos la apoyaban.

“Como latinos, aprendemos pronto a aceptar la muerte debido a la reverencia de nuestra cultura para celebrar las vidas de nuestros seres queridos,” dijo Ochmann.

“Sin embargo, tenemos miedo de hablar sobre la muerte. Debemos honrar a nuestros seres queridos en sus últimos días y darles la oportunidad de controlar el tiempo y la manera en que ellos mueren”.

Ochmann dijo que en lo personal prefiere una muerte digna, en caso de una enfermedad terminal.

“Yo sé que voy a morir. Eso es una garantía que tenemos en la vida. No sé cuándo, pero cuando llegue el momento, le he dicho a mi familia y a la gente que amo, que no quiero estar conectado a tubos, catéteres ni agujas.

“Le entraré al dolor hasta que sea intolerable, pero si mi sufrimiento se vuelve insoportable, me gustaría acceder a las leyes de ayuda médica en morir, como la Ley de Opción al Final de Vida, en California.

“Todos debemos ser libres de tomar nuestras propias decisiones de cuidado de fin de vida, en consulta con nuestros seres queridos, nuestros médicos y nuestra guía espiritual”, agregó.

FOTO: El concejal Paul Koretz entrega reconocimiento a Mauricio Ochmann