​​

Los insultos racistas y los riesgos de las calles de Los Ángeles no hicieron rendirse a los oaxaqueños Alejandro y Estela Montaño, al contrario, los motivaron a seguir adelante,  y hoy son dueños de un supermercado y dos pizzerías… ¡y van por más!

Video: LATINO IN.