NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

Ni pagando la deuda de 1.4 millones de dólares a su ex representante William Brockhaus libraría Luis Miguel sus líos legales en Estados Unidos, ya que su problema es el pleito con el sistema judicial de ese país.

La abogada del demandante, Amy B. Messigian, le dijo este lunes a Univisión que ha sido increíblemente difícil dar con los activos del ídolo mexicano.

“No creo que (pagar) solucione el problema. Éste es un asunto bastante más serio”, opinó la abogada.

TE RECOMENDAMOS: ORDENAN ARRESTAR A LUIS MIGUEL

Una Corte Federal en Los Ángeles emitió este lunes una orden de arresto en contra de Luis Miguel por no presentarse por tercera ocasión a los tribunales para responder a una demanda de un presunto incumplimiento de contrato con Brockhaus.

La decisión de la jueza Virginia A. Phillips fue confirmada a Univisión Entretenimiento por la abogada de Brockhaus.

“La juez emitió una orden de arresto contra Luis Miguel por violar una orden judicial”, dijo Messigian.

Brockhaus ganó una demanda contra del cantante mexicano por 1.4 millones de dólares en agosto de 2016, pero nunca llegó a cobrar esa cantidad que ahora reclama.

En su demanda, alegó que Luis Miguel le debía los honorarios que le había prometido por contrato.

La deuda que el intérprete de “La Incondicional” tiene con Brockhaus ya le costó el embargo de su Rolls Royce negro.

ENDEUDADO

Además de la deuda que Luis Miguel tiene con Brockhaus, el cantante también enfrenta demandas millonarias con Alejandro Fernández y con su disquera Warner Music, que ascienden a 12 millones de dólares si se incluye la de Brockhaus.

El cantante tiene un presunto adeudo con “El Potrillo” de 7 millones de dólares por una prometedora gira conjunta que nunca se hizo, mientras el que supuestamente tiene con su disquera es de 3.6 millones de dólares.

Luis Miguel admitió en un escrito, al cual tuvo acceso el diario El País, que tiene el pendiente con Warner Music desde el 2014 y que llegó a un acuerdo para retrasar la fecha del pago hasta el 30 de noviembre de 2015.

Sin embargo, el pago nunca se produjo y se vio obligado a asumir la demanda de la empresa de discos.