NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

“Sin nuestras manos y sin nuestro sudor este país no funciona”, así convocó el Congreso Latino a la huelga Un Día Sin Inmigrantes que se realizará el primero de mayo.

Líderes de varias organizaciones pro inmigrantes que conforman el Congreso Latino, representado por Antonio González, ofrecieron una conferencia de prensa el jueves por la tarde en La Placita Olvera para repudiar las nuevas directrices migratorias que impactan los derechos de los inmigrantes.

Nativo López, de Hermandad Mexicana La Original; Daniel Montes, de la Unión del Barrio; el padre Luis Estrada, de la Arquidiósesis de Los Ángeles; Angela Zambrano, de la Red Mexicana Migrant; Gloria Salcedo, de la Hermandad Mexicana Trasnacional; Ameena Mirza Qazi, del Gremio de Abogados Nacionales, y el concejal Gil Cedillo, entre otros, rechazaron las nuevas medidas migratorias de la administración de Donald Trump.

Montes dijo que es necesaria una organización comunitaria de base para que haga cumplir los espacios como santuarios y revertir políticas que afectan a los inmigrantes.

“Por eso es importante y fundamental el llamado a la huelga general Un Día Sin Inmigrantes del primero de mayo, para derrotar uno de los principales argumentos del Presidente y demostrar que no somos criminales, que somos trabajadores y que contribuimos a la riqueza de este país, y que sin nuestras manos y nuestro sudor, este país no funciona.

“También llamamos a construir un movimiento más amplio para hermanarnos con esos sectores que son acusados por su religión y origen étnico para ir construyendo el movimiento ‘El Pueblo Contra Trump’”, añadió.

“Para derrotar el fascismo y avanzar en una sociedad que permita a todo ser humano en este país desarrollarse sin temor. ¡Que viva la resistencia!”.

Zambrano invitó a la comunidad a mantenerse unida y a integrarse al movimiento del primero de mayo.

“Las medidas de reforzamiento de la política migratoria que anunció el Secretario de Seguridad Interna, John Kelly, básicamente ponen en la mira a todas las personas indocumentadas”, indicó.

“Es un ataque directo a nuestras comunidades. Violan la constitución de Estados Unidos, son un abuso de autoridad y son un gran peligro para la comunidad en generar.

“Por eso tenemos que resistir y pelear, demostrar que la unión hace la fuerza y que los inmigrantes movemos una gran parte de la economía de este país”.

El padre Estrada recomendó a la ciudadanía no dejarse intimidar.

“El miedo es muy fuerte, pero si nos unimos podemos vencer ese miedo. Una persona está generando el miedo y usándolo como un arma, y nosotros no vamos a permitir que ese miedo llegue a nosotros.

“Todos unidos podemos luchar contra esa persona”, comentó refiriéndose a Trump.

González dijo que el paro del primero de mayo es el primer paso de una serie de grandes movilizaciones para detener el movimiento fascista de Trump.

“Tenemos como presidente a un tipo que quiere ser fascista. El presidente Trump es un neofascista y está sembrando los elementos de un régimen fascista en Estados Unidos.

“Por un lado oprime a los medios de comunicación, por el otro ataca a los sectores más vulnerables, busca una guerra con un muro militarizado en la frontera con México, con las expulsiones de posiblemente millones de inmigrantes y otra guerra comercial con México y tal vez China”, dijo.

Cedillo reiteró que el Comité de Asuntos Migratorios de la Ciudad continúa trabajando para que se oficialice como “santuario” a Los Ángeles.

“Soy parte de una resistencia institucional. Ya tenemos un fondo económico de justicia para asesorar y ayudar legalmente a los inmigrantes.

“Son 2 millones de dólares de la ciudad, 3 del Condado de Los Ángeles y 5 de la comunidad para defender a todos los inmigrantes”, informó.

“También estamos trabajando con el Departamento de Policía para no ayudar nunca a ICE, de ninguna manera”.