La clásica novela de Jack London, “The Call of the Wild”, llega a la pantalla grande con una nueva adaptación este 21 de febrero protagonizada por Harrison Ford y por el canino Buck.

Ford interpreta a John Thornton, un hombre que en 1890 abandona su vida apacible en California para lanzarse a la aventura en Yukón, Alaska, un lugar muy peligroso al que millas de personas como él en busca del oro que acaba de ser descubierto en sitios realmente inaccesibles. 

Dirigida por Chris Sanders, en ‘The Call of the Wild’ también actúan la actriz canadiense Cara Gee, Dan Stevens, Karen Gillan y Bradley Whitford.

La otra mitad de la historia está a cargo de Buck, un perro travieso mezcla de San Bernardo y pastor escoces que es secuestrado de su elegante casa en la que solamente solía jugar y dormir, para luego ser vendido y destinado a jalar trineos del servicio postal en la zona salvaje y hostil de las montañas nevadas de Yukon, donde liberar sus instintos más profundos en la vastedad de la naturaleza. 

En medio de la vastedad de la naturaleza, Buck logrará una manera única con su dueño, estableciendo con él una amistad diferente a partir de la aventura irrepetible que les ha tocado compartir.

 A diferencia de las versiones previas en donde su usaron perros de verdad, en este caso Buck y sus amigos han sido creados con animación fotorrealista de primer nivel y efectos especiales de última generación, indispensables para crear interpretaciones emotivas tanto del protagonista como de los otros animales con los que se cruza en su camino.

El filme conmueve a la audiencia con la hermosa relación que considera Thornton y Buck en las circunstancias más adversas, y también lo que es importante, la perseverancia y la fe en uno mismo cuando se debe recurrir al ingenio para poder sobrevivir.

Ford, quien interpretó a los héroes icónicos Han Solo, de “Star Wars”, e Indiana Jones, dijo en conferencia de prensa que se sintió atraído por el proyecto porque se trata de una historia que puede disfrutar toda la familia  y contó anécdotas sobre la filmación.

“Uno de los detalles más interesantes de la filmación de esta película es que no había perros con los que trabajar, había un sustituto humano para Buck, para organizar mi línea de visión y darme a alguien con quien participar emocionalmente. Al principio fue un poco desafiante, pero luego se volvió bastante divertido”, expresó.

Ford, quien en la vida real tiene tres pequeños y ha tenido perros toda su vida, lo que fue especialmente atractivo fue que la película no solo trataba sobre la transformación de Buck, sino también sobre su personaje John Thornton, como resultado de su relación con Buck.

“Una de las cosas que siempre busco en un proyecto es lo que llamo un ejercicio emocional para la audiencia. Una oportunidad de participar en una historia donde se reconocen a sí mismos y generan el poder de la comprensión emocional en la audiencia”, agregó.

Sobre su personaje, John Thornton, Ford dice que es un hombre que huye de su hogar afligido y adolorido por para conectarse con la naturaleza, Yukon, donde no pretendía encontrar oro sino paz.

“Luego conoce a Buck, y se convierten en compañeros en este viaje, unidos emocionalmente, y se enfrentan al peligro y la aventura juntos. Me conmovió ese viaje y la relación entre estos dos personajes”, comentó.