NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

Las autoridades migratorias de EU cedieron ante la presión comunitaria y mediática, y liberaron a la “dreamer” argentina Daniela Vargas.

El caso de Vargas causó revuelo nacional cuando la joven activista fue detenida el 1 de marzo por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), tras una conferencia de prensa en la que censuraba la detención de su padre y hermano y manifestaba su temor de ser deportada.

Es uno de los pocos casos, desde que inició la administración de Donald Trump y arreciaron las redadas del ICE contra inmigrantes indocumentados, en los que el Gobierno parece mostrarse vulnerable a la presión de activistas y medios.

TE RECOMENDAMOS: TRAS ABOGAR POR SU FAMILIA E INMIGRANTES, ARRESTAN A ‘DREAMER’ ARGENTINA

Los abogados de Vargas explicaron este viernes que la decisión de liberarla fue del ICE y no por la orden de algún tribunal o como resultado de las mociones que se habían presentado en días anteriores ante la agencia migratoria y un tribunal federal.

Especularon que influyó la gran atención que generaron los medios, así como las protestas de la comunidad de Jackson, Mississippi, donde creció Vargas, quien tiene 22 años de edad.

 “La atención mediática tuvo mucho qué ver”, dijo a La Opinión Karen Tumlin, directora legal del National Immigration Law Center. 

Agrego que el caso tocó los corazones de los estadounidenses.

“Viendo este tipo de casos, (el ICE) se dio cuenta de que no es éste el tipo de acción que quieren ver de parte de las autoridades migratorias”, explicó.

Observadores indicaron al diario angelino que es una buena noticia, no sólo para Daniela, sino para futuros casos, que el Gobierno actuara de esta manera en respuesta a la presión pública.

Activistas y familias inmigrantes, organizadas en grupos como United We Dream, hicieron más de 2 mil llamadas al Secretario de Seguridad Nacional, John Kelly.

También acudieron a las oficinas federales en Washington para dejar cajas con más de 50 mil cartas pidiendo la liberación de Vargas y de otro “dreamer”, Daniel Ramírez, quien sigue detenido en el estado de Washington.

Este viernes, a las 8:30 horas, Daniela estaba en su celda cuando le dijeron que recogiera sus cosas porque iba a ser liberada, informó uno de sus abogados, Nathan Elmore, de la firma Elmore & Peterson, en Jackson.

La joven argentina fue liberada alrededor del mediodía.

Las autoridades no explicaron por qué la liberaron y el futuro de Vargas tampoco está claro porque aún tiene en su contra una orden de deportación.

La argentina formaba parte del programa DACA que otorga permisos temporales para jóvenes que llegaron ilegalmente en su infancia con sus padres, pero su documento estaba vencido al no tener recursos para renovarlo.