LUIS LARA

LATINO IN / MÉXICO

En su primer discurso ante el Congreso de Estados Unidos, Donald Trump anunció una reforma migratoria y no se olvidó del muro, al contrario, afirmó que pronto empezará la polémica obra que México rechaza.

“Pronto iniciaremos la construcción de un gran muro a lo largo de nuestra frontera sur”, expresó el Presidente de EU.

“Mientras estamos hablando, estamos removiendo a miembros de pandillas, narcotraficantes que amenazan a nuestros ciudadanos”.

Trump dijo que buscará una reforma migratoria en la que los inmigrantes que lleguen a EU se sostengan económicamente.

“Canadá, Australia y otros países tienen un sistema migratorio basado en méritos. Es un principio básico que aquellos que buscan entrar a esos países sean capaces de sostenerse económicamente por su cuenta”, dijo Trump.

Afirmó que actualmente gran cantidad de dinero de los contribuyentes se destina a los inmigrantes.

“Cambiar el sistema actual de trabajadores migrantes poco calificados por uno basado en méritos tendrá muchos beneficios: ahorrará una cantidad incuantificable de dólares, elevará los salarios de los trabajadores y ayudará a familias con problemas económicos, incluyendo las de los migrantes, a entrar a la clase media”.

Trump dijo que en un ambiente de caos los estadounidense no pueden aspirar al éxito.

Justificó el endurecimiento de las medidas contra inmigrantes y refugiados argumentando que la mayoría de quienes cometen ataques en EU son extranjeros.

Y se refirió al Estado Islámico: “Son una red de salvajes sin ley que han masacrado a musulmanes y cristianos, a hombres, mujeres y niños de todas las creencias”.

Trump criticó la herencia de la administración de Barack Obama.

“94 millones de estadounidenses están en paro, más de 43 millones viven en la pobreza y otros 43 millones necesitan de ayuda para comprar alimentos”, detalló.

“Más de uno de cada cinco adultos no están trabajando y vivimos en el peor momento económico de los últimos 65 años”.

Al llegar al Congreso y durante su discurso más mesurado que otros anteriores recibió ovaciones de los republicanos y muestras de rechazo de los demócratas.

Trump reafirmó que desmantelará Obamacare, la reforma sanitaria del ahora ex Presidente a la que llamó un “desastre”.

“Hay que salvar a los estadounidenses de este desastre que es Obamacare.

“Que los estadounidenese compren el plan que ellos quieran y no el que les obligue el Gobierno, hay que dar los recursos necesarios para garantizar que nadie quede fuera”.