NORA ESTRADA

LATINO IN / LOS ÁNGELES

¿Un millón de dólares?, ¿20?, ¿50?, ¿100? Más, mucho más, es el precio que al parecer algunos multimillonarios están dispuestos a pagar por una mansión.

El estilo de vida glamoroso de los súper ricos se extiende ahora mucho más allá de los límites con una mega mansión que está a la venta en 250 millones de dólares en Los Ángeles y que es considerada la casa más cara en la historia de Estados Unidos.

La mega mansión cuenta con helicóptero.
El precio por las nubes está más que claro en el video de promoción.

California muestra así una vez más su contraste entre una élite de millonarios que todo lo tienen, y algunos que todo lo pueden comprar, y millones de inmigrantes latinos que llegan literalmente sin nada en busca del sueño americano: un empleo bien pagado y una casa sencilla, pero digna.

La mega mansión, que lleva el lujo y el precio al extremo, está ubicada en el 924 Bel Air Road, en Los Ángeles, y cuenta con 38 mil pies cuadrados (3 mil 500 metros cuadrados) repartidos en cuatro plantas.

La mega mansión incluye dos máster suites, 10 suites de gran tamaño VIP, 21 cuartos de baño de lujo y tres cocinas gourmet.

La colección de autos de lujo y deportivos, de 30 millones de dólares.

La mansión cuenta con 17 mil pies cuadrados adicionales (1,580 metros cuadrados) para albergar instalaciones dedicadas al entretenimiento: cinco bares, un estudio de masaje / spa de bienestar, centro de fitness de última generación, piscina de borde infinito con baldosas de cristal y teatro Dolby Atmos de 40 plazas.

Además, una pista de boliche de cuatro carriles, lounge y una galería de autos valorada en más de 30 millones de dólares.

Dos vistas aéreas de la mega casa.

También, más de 100 obras de arte, un teatro pop-up hidráulico al aire libre, dos bodegas de champán y vino completamente surtidas, enorme variedad de dulces en despachadores y el sistema tecnológico más avanzado.

Por si no fuera suficiente, la mansión también incluye un helicóptero.

Los interiores, con obras de arte, autos y sala de cine.

El extremadamente equipado inmueble está situado en los confines de la ultra exclusiva zona de Bel Air, en Los Ángeles.

Bruce Makowsky, el famoso diseñador de lujo y de esta súper mansión, dijo en un comunicado que identificó una enorme oportunidad para desarrollar bienes raíces que superen las demandas de los súper ricos.

El área de la alberca con una vista espectacular.

“Esta casa fue construida para el multimillonario que quiere lo mejor de todo lo que existe en la vida”, explicó.

“Hasta ahora, el mercado del ultra-lujo estaba vacío de hogares, pese a que los multimillonarios gastan millones de dólares cada año en mega yates y jets privados (que cuestan hasta entre 150 y 500 millones de dólares)”.

“Hay cientos de nuevos multimillonarios cada año y cada vez más fijan su vista en Bel Air por todo lo que tiene para ofrecer”, agregó.

Comedor, suites y más.

“Surgen cientos de nuevos multimillonarios cada año y ponen cada vez más su punto de mira en este codiciado enclave de California que tiene todo lo que el Estado puede ofrecerles”.
Y así la describe: “Con una aguda atención al detalle y un diseño que deja a cualquiera boquiabierto, el 924 Bel Air Road es un patio de recreo para el impulso creativo y el encanto estilístico de forma que garantiza el estímulo sensorial, tanto por la belleza natural del paisaje que rodea a California, visto desde cada habitación, como por las variadas piezas únicas cortadas a mano en piedra y mármol”.

La mansión tiene una vista de 270 grados continua que abarca desde las montañas cubiertas de nieve hasta el Océano Pacífico, con la silueta de Los Ángeles que se dibuja en la parte central.

Así se ve de noche la mansión de Los Ángeles

Hicieron falta más de cuatro años para completar la construcción, con un equipo de 250 personas.

Makowsky es reconocido por diseñar y dar vida a algunos de los hogares más asombrosos del país.

Después de completar la venta de una casa en 70 millones de dólares que batió récords en Beverly Hills a principios de 2015, Bruce recibió el apodo de “Rey de la Especulación” y se puso como objetivo romper su propio récord construyendo el hogar más extraordinario de los Estados Unidos.